Tras el periodo de lluvias el agua continua circulando por las charcas areneras recuperadas y ahora conectadas con el Canal da Lagoa de Antela. Los macrófitos, plantados en las islas flotantes que se instalaron en la mayor de las dos charcas, ya están comenzando a brotar y se espera que en breve funcionen al máximo rendimiento de su capacidad depuradora, asimilando parte del nitrógeno y fósforo diluidos en el agua que entra desde el canal. Las analíticas de los muestreos del agua realizados periódicamente muestran una buena evolución depurativa de las charcas. La avifauna está comenzando a reconocer las islas flotantes como parte integrante de su ecosistema y varias especies comienzan a utilizarla como posaderos.

Leave a Reply

Your email address will not be published.